El futuro de los coches conectados

Otra de las palabras de moda en el SXSW de este año es «coches conectados». A medida que la densidad de población en las grandes ciudades aumenta año tras año, los fabricantes de automóviles se enfrentan a uno de los mayores retos de su existencia: reducir la congestión urbana sin dejar de ofrecer un transporte terrestre significativo.

En respuesta a la preocupación por el medio ambiente, la normativa gubernamental y el aumento de los precios de la gasolina, los fabricantes de automóviles se decantan cada vez más por los vehículos eléctricos y los programas de coche compartido. La movilidad urbana se está convirtiendo no sólo en una tendencia, sino también en una responsabilidad social.

Pero, ¿cómo cambian los coches conectados los comportamientos de los conductores urbanos? En primer lugar, a través de aplicaciones y servicios basados en la localización que residen en el interior del coche y están profundamente conectados con las funciones tradicionales de un automóvil. Audi ha investigado lo que quieren los conductores y actualmente ofrece información significativa dentro del coche que puede conducir a rutas y decisiones más óptimas a lo largo de los destinos del viaje.

BMW Connectdrive 2011 02 655x368

Empresas como BMW y Audi también se están centrando en la próxima generación de aplicaciones de software que pueden resolver los problemas de aparcamiento, la gestión de la congestión del tráfico y la gestión del combustible. Esto permitirá al conductor disfrutar de la parte de conducción propiamente dicha.

Las tendencias futuras apuntan a tecnologías como la NFC, que permitirá realizar pagos desde el propio coche y sin necesidad de dispositivos de terceros. Imagínese un mundo en el que pagar en un peaje o en un restaurante de comida rápida pueda hacerse simplemente acercando el coche a la ventanilla o a la cabina. Esta tecnología no sólo simplifica un proceso engorroso, sino que permite un tráfico más fluido y viajes más rápidos.

En última instancia, la conectividad de los coches permitirá que éstos se comuniquen entre sí, pero esa es una tendencia que no veremos hasta dentro de unos años, cuando las empresas resuelvan algunos de los problemas de privacidad y las conexiones más rápidas que se necesitan, como la LTE.

Deja un comentario