El presupuesto de I+D de BMW aumentará a 7.000 millones de euros este año para el desarrollo de vehículos eléctricos

El gasto de los fabricantes de automóviles tradicionales en el campo del desarrollo de vehículos eléctricos, así como en la investigación de tecnología autónoma, aumentará notablemente en los próximos años a medida que la competencia se endurezca. Todo el mundo en la industria parece estar de acuerdo en que los coches eléctricos y autónomos son el futuro y, desde BMW a Mercedes-Benz, Audi, Porsche y Toyota, todos buscan sacar provecho de ello y adelantarse a la ola. La propia BMW invertirá más que nunca en I+D este año, centrando la mayor parte de sus esfuerzos en los vehículos eléctricos y en alcanzar el Santo Grial de la tecnología autónoma de nivel 5.

Sus esfuerzos darán sus frutos cuando lleguemos a 2025, año en el que los alemanes prometen sacar al mercado los sistemas autónomos de Nivel 4 y Nivel 5 que ofrecen para sus turismos. Este año, el presupuesto para I+D ascenderá a unos 7.000 millones de euros (8.600 millones de dólares), lo que supone casi mil millones más que el presupuesto del año pasado, lo que muestra claramente el camino que sigue la empresa. Además, el brazo financiero de la empresa afirma que los beneficios no se verán afectados, esperando que el beneficio antes de impuestos supere los 10.000 millones de euros en 2018, al menos a la par de las cifras registradas en 2017.

BMW i Vision Dynamics 05 830x587

El aumento de las ventas ayuda a equilibrar los beneficios y el dinero invertido en investigación, ya que el Grupo BMW registró un aumento del 5,4% en las ventas a lo largo de 2017. Sin embargo, lo más importante es que la mayoría de los coches vendidos eran SUV con altos márgenes de beneficio, lo que ayuda a compensar el mayor gasto en investigación. Por ello, la compañía seguirá apostando a lo grande por los SUV, apodando a 2018 como el «Año de la X» por el número de nuevos coches que se lanzarán.

Por supuesto, los desafíos a nivel mundial también podrían influir en sus planes, ya que los directivos advirtieron que los aranceles comerciales y el Brexit podrían tener un efecto adverso en su trayectoria proyectada. «Una posible introducción de barreras comerciales, incluyendo derechos de aduana antidumping, por parte de la administración estadounidense podría tener un impacto adverso en las operaciones del Grupo BMW», dijo BMW en su informe anual. Aun así, el ambicioso objetivo de lanzar 25 modelos electrificados para 2025 sigue siendo inamovible y configurará la forma en que percibimos el redondel azul y blanco en las próximas décadas.

Deja un comentario