Precisión en un avión de combate

El Head-Up Display se desarrolló inicialmente para la aviación y ahora contribuye de forma decisiva a la seguridad de la conducción.

Volar a baja altura sobre un terreno accidentado a una velocidad de casi 800 kilómetros por hora en la cabina de un avión de combate Eurofighter es un reto incluso para los pilotos militares más curtidos. «Cuando se vuela a la altura de los árboles a unos 220 metros por segundo, sólo una tecnología de visualización de cabeza extremadamente precisa puede proporcionar la tranquilidad necesaria», comenta el comandante de ala Robert Hierl, piloto de pruebas del Centro Técnico y de Aeronavegabilidad de Aeronaves.

Mediante un proyector en el panel frontal, todos los datos relevantes para el vuelo suministrados por el sistema de gestión de vuelo, así como la información y las señales cruciales para una misión, se muestran en un segundo panel colocado verticalmente en la cabina. Para evitar que el piloto se distraiga, toda la información se muestra de forma virtual a la altura de los ojos dentro del campo de visión directo, garantizando así el máximo grado de concentración, supremacía y seguridad tanto para el piloto como para la máquina.

P90086337 1600x1200 655x491

BMW fue el primer constructor europeo de automóviles que adaptó la tecnología del head-up display -un sistema inicialmente implantado en la aviación y constantemente perfeccionado a lo largo de varias décadas- para su uso en vehículos de producción en serie. Desde enero de 2004, este innovador sistema de asistencia al conductor forma parte de la oferta de BMW ConnectedDrive para el BMW Serie 5. Desarrollado y optimizado consecuentemente, ahora es un head-up display a todo color y está disponible opcionalmente para casi todas las series.

En términos de representación gráfica, funcionalidad y flexibilidad, la nueva y exclusiva función Head-Up Display contribuye de manera significativa a la seguridad activa, al mostrar información relevante para el conductor en alta resolución dentro del campo visual directo del conductor, de manera que éste no tenga que apartar la vista de la carretera. Una ganancia crucial para la seguridad, como saben los investigadores: Un conductor normal tarda un segundo entero en leer el indicador de velocidad en el panel de instrumentos o en echar un vistazo al dispositivo de navegación. Mientras el conductor está distraído, es decir, sin los ojos en la carretera, el vehículo recorre una distancia de unos 14 metros cuando circula por zonas urbanas a una velocidad de 50 km/h, lo que supone prácticamente una «huida a ciegas».

P90086296 1600x1200 655x436

Con el Head-Up Display, el tiempo que necesita el conductor para asimilar la información se reduce a más de la mitad, contribuyendo el sistema de forma decisiva a una conducción concentrada y enfocada. La imagen virtual proyectada en el parabrisas se percibe como si estuviera «flotando» a la altura de los ojos por encima del capó y sólo es visible para el conductor. Además, esta forma de visualización es menos cansada, ya que el ojo no tiene que cambiar constantemente entre la visión de cerca y la de lejos. Además, el brillo de la imagen se ajusta perfectamente al entorno, de modo que el ojo no tiene que readaptarse cada vez.

La reproducción de los datos se realiza mediante una intensa fuente de luz, que se encuentra en el interior del panel de instrumentos y brilla a través de una pantalla TFT (Thin Film Transistor) translúcida, y la imagen se transfiere al parabrisas a través de espejos de forma especial. Debido a su forma convexa y a las propiedades físicas del vidrio, la utilización del parabrisas como reflector es un proceso extremadamente complejo. En un parabrisas, la trayectoria de la luz suele refractarse, lo que da lugar a imágenes dobles.

En el caso del Eurofighter, este problema se resuelve mediante un panel adicional situado directamente en el campo de visión del piloto. BMW aborda este fenómeno físico con la ayuda de una lámina muy fina, integrada en el parabrisas, que garantiza la superposición de las imágenes proyectadas y, como resultado, una representación impecable y sin distorsiones. El Head-Up Display a todo color ofrece al conductor un enorme aumento del confort de lectura. La gama completa de colores facilita una visualización realista y, por tanto, más intuitiva de las imágenes y los símbolos. Estos hablan por sí mismos, se perciben aún más rápido y no hay que descodificarlos ni interpretarlos. Incluso el piloto de pruebas del Eurofighter, Robert Hierl, está muy impresionado: «Nuestra tecnología de head-up display monocromática no puede ofrecer una calidad de visualización tan brillante».

[Fuente: BMW]

Deja un comentario