Klaus Fröhlich, Jefe de I+D, explica la estrategia Power of Choice de BMW

La estrategia «Power of Choice» de BMW Group es un enfoque integral y multipilar de la movilidad del futuro, tal y como detalla el jefe de I+D, Klaus Fröhlich. En un reciente vídeo de presentación, Fröhlich subraya que la clave para garantizar el éxito en el campo de la movilidad es la diversidad.

O, mejor dicho, la oferta de trenes motrices de combustión interna convencionales junto con alternativas eléctricas puras, híbridas enchufables e incluso de pila de combustible de hidrógeno.

El jefe de I+D de BMW subraya, además, que el objetivo de «Power of Choice» es ofrecer una diversidad de cadenas cinemáticas, entre las que los clientes puedan elegir libremente en función de sus propios deseos y necesidades. BMW afirma que este enfoque es sustancialmente más seguro y prudente que centrarse en una única opción de tren motriz. Consideran que la alternativa es un enfoque arriesgado en un clima ya caracterizado por un alto grado de incertidumbre.

La movilidad eléctrica es la mejor opción para el futuro, pero depende en gran medida de la infraestructura de recarga, que no está donde debería estar hoy.

Según las previsiones de BMW, las múltiples soluciones de propulsión coexistirán durante mucho tiempo, tal vez incluso dentro de 15 o 20 años. La decisión del Grupo de centrarse en ofrecer múltiples opciones de movilidad se apoya en el enfoque a largo plazo de la movilidad que ha establecido BMW. Sólo una apertura a diversas tecnologías puede crear la flexibilidad necesaria para seguir centrándose en abordar el tema de la movilidad en todo el mundo.

Dados los últimos avances en la investigación y el desarrollo de futuras soluciones de propulsión, Klaus Fröhlich destaca que la tecnología de pila de combustible de hidrógeno podría convertirse fácilmente en el cuarto pilar de la estrategia «Power of Choice».

La propulsión eléctrica con pila de combustible de hidrógeno podría resultar una opción ganadora a largo plazo, dadas las importantes ventajas relacionadas con la autonomía, el tiempo de repostaje, la conducción sin emisiones, la potencia máxima y la facilidad de uso diario en general.

Para allanar aún más el camino hacia el lanzamiento de trenes motrices eléctricos de hidrógeno en la producción en masa, el Grupo BMW colabora activa y estrechamente con Toyota Motor Corporation. El hidrógeno y la pila de combustible no son extraños para los bávaros, con un historial de experimentos conceptuales que se remonta a 1979, cuando se lanzó por primera vez el modelo 520h con motor bivalente, capaz de funcionar tanto con gasolina como con hidrógeno líquido.

El único impedimento real es la falta de una infraestructura adecuada de repostaje de hidrógeno, así como los costes relativamente elevados para producir hidrógeno de forma ecológica y sostenible, lo que hace que la tecnología en general sea poco asequible hoy en día y menos proclive a la producción en serie.

Pero la situación podría cambiar fácilmente en cuestión de años, probablemente en la segunda mitad de esta década.

Al final del vídeo, Klaus Fröhlich anuncia con orgullo la llegada de los modelos BMW i Hydrogen NEXT de prueba y de tirada limitada, basados en la actual generación del X5. Promete que el FCEV es un verdadero BMW en todos los aspectos, que se conduce y se siente como un Bimmer.

No obstante, Fröhlich menciona que la tecnología eléctrica de hidrógeno es especialmente adecuada para los modelos BMW X de gama alta.

Quién sabe, en cuestión de años podríamos tener algunas propuestas interesantes de FCEV para el X5, X6 y X7. Veamos ahora el vídeo con Klaus Fröhlich alabando los atributos clave de la estrategia de movilidad multipilar «Power of Choice».

Deja un comentario