Estaciones de carga, pedidos en línea y scooters eléctricos

Estaciones de carga

La filial de BMW, BMW i Ventures, ha anunciado que va a invertir en Coulomb Technologies. Sus estaciones ChargePoint gestionan vehículos eléctricos de varios fabricantes.

Una cosa que hay que tener en cuenta en relación con la alimentación de los vehículos eléctricos es que el proceso de recarga es diferente para cada modelo. Además, hay problemas de facturación y autentificación. Cómo hacer llegar la factura a la persona adecuada, sobre todo si se está cargando (reenergizando y facturando) un vehículo de alquiler, especialmente los alquileres por horas que están apareciendo en las megaciudades.

La capacidad de estandarizar a nivel de enchufe/energía es sólo la punta del iceberg. Hay que resolver todos los demás detalles y problemas de software para que funcione, y merece la pena encontrar (y financiar) una solución adecuada.

Pero un interesante artículo sobre los puntos de recarga publicado en ZDNet ha hecho que aparezca otro nombre, además de BMW, como inversor: Toyota Tsusho Corp. del grupo Toyota.

Pedidos en línea

BMW ha anunciado que estudiará la posibilidad de realizar pedidos en línea para obtener el i-3. He pedido un par de coches por Internet sin haberlos visto (a través del mostrador de Internet de los concesionarios). Uno de ellos no había tenido la oportunidad de conducirlo antes de pedirlo, un Nissan Sentra SE-R de 1991 en 1990 (pedido basado únicamente en un artículo que alababa el coche encontrado en Autoweek).

Pero los pedidos en línea funcionarán mejor en países que no tienen las relaciones bizantinas entre concesionarios y fabricantes que tiene Estados Unidos. Al principio de la producción en masa de automóviles, los fabricantes necesitaban vender los coches al por mayor a los concesionarios para amortiguar los caprichos de la demanda. Los concesionarios hacían pedidos de coches para un mes a la fábrica y entregaban un cheque al fabricante (mientras trabajaban con una compañía financiera para cubrir los costes, que con el tiempo se convirtió en una rama del fabricante de automóviles (véase la referencia a Toyota Tsusho Corp más arriba)). De este modo, el rígido proceso de precontratación del fabricante quedaba aislado de los caprichos del mercado minorista. Los coches salían de la fábrica y se quedaban en los concesionarios hasta que se vendían.

En Bloomberg se publicó un artículo sobre el proceso de pedidos en línea. Una cita elocuente del artículo: «(l)a configuración puede ayudar a BMW a reducir los gastos: Las ventas por Internet suponen menos de la mitad de los costes de distribución a través de un concesionario, según Ferdinand Dudenhoeffer, del Centro de Investigación del Automóvil de la Universidad de Duisburg-Essen, en Alemania. Eso permite que los precios de los coches en línea sean entre un 5% y un 7% inferiores a los de los concesionarios».

En el artículo también se menciona otro aspecto revelador. Se citaban las cifras de producción previstas para el i3, basadas en un estudio realizado por IHS Global Insight (http://www.ihs.com/products/global-insight/index.aspx), que cree que BMW entregará 31.380 i3 en el primer año de producción. Ahora bien, ¿dónde hemos oído esa cifra aproximada antes (y me encantaría ver los cálculos que llevaron entonces a los 31.380 en lugar de «aproximadamente 30.000»).

Scooter eléctrico C-evolution

Hay varios fabricantes de motos eléctricas y sólo era cuestión de tiempo que BMW Motorrad se metiera en el ajo. Han presentado su C-evolution, una interesante solución de movilidad urbana. Y nos han regalado este vídeo de la moto en acción:

Deja un comentario